Zona única de pagos (SEPA)

SEPA (Single Euro Payments Area) 

 

La Zona Única de Pagos en Euros supone un nuevo paso en la integración europea al eliminar las barreras y diferencias de trato entre países, propiciando el desarrollo de una oferta de servicios de pago más competitiva, innovadora, segura y eficiente. El objetivo es unificar y garantizar los pagos seguros en euros y realizados mediante transacción bancaria, tanto a nivel nacional como en transacciones intracomunitarias.

La entrada en vigor de esta Zona Única de Pagos se producirá a partir del 01 de Febrero de 2.014, supondrá que a partir de esta fecha todas las transferencias y adeudos directos ( domiciliaciones bancarias ) se realizarán de acuerdo con las reglas de la Zona Única de Pagos ( SEPA ), que de esta forma completará su implantación definitiva, esto quiere decir, que desde ese momento, solo podrán realizarse aquellas operaciones que respeten las características técnicas y de negocio de los instrumentos SEPA, siendo, por tanto, necesario la adaptación de todos los usuarios en el plazo previsto.

Una de las principales novedades es que los usuarios de servicios bancarios deberán utilizar el código IBAN ( Código Internacional de Cuenta Bancaria ) para identificar su cuenta, en lugar del actual CCC ( Código Cuenta Cliente ). Además, con la nueva normativa, el usuario receptor de adeudos podrá exigir a su entidad un mayor control antes de que dichos cargos se anoten en su cuenta.

 

¿Cómo afecta el SEPA a tu negocio?

La creación de un mercado único de pagos supone la eliminación de las diferencias entre los pagos nacionales y los intracomunitarios, por lo que todos tendrán las mismas condiciones, derechos y obligaciones, independientemente del área geográfica donde se realicen.

No obstante, debes tener en cuenta una serie de factores que afectarán a tu negocio.

Normalmente, los autónomos y pequeñas empresas no suelen tener una estructura financiera o contable demasiado complicada, por lo que la adaptación será mucho más sencilla que para las medianas o grandes empresas.

Sin embargo, antes de la implantación de éste nuevo sistema, deberás realizar una serie operaciones que permitan ajustar la contabilidad y sistema de pagos de tu empresa a la nueva normativa:

  1. Deberás solicitar el IBAN a todos tus clientes, proveedores o entidades con las que mantengas una relación comercial y sustituir el Código Cuenta Cliente por éste, actualizando luego los datos y ficheros contables relativos a pagos y transacciones.
  2. También tendrás que adaptar tus documentos contables o comerciales, como facturas, a la nueva normativa, así como el pago de las nóminas de tus empleados vía transferencia bancaria.
  3. Deberás solicitar una autorización expresa y firmada (un mandato normalizado) tanto a nuevos clientes como para adeudos a otras empresas en los que te autoricen a realizarlos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.